Doctora… ¿es malo lavarse el pelo a diario?

Publicado por:

No es perjudicial lavarse el cabello a diario. El lavado debe realizarse con la frecuencia que cada persona necesite, en función de las características de su pelo y de las actividades que realice. Las personas con cabellos grasos, las que practican deporte o las que trabajan expuestas a contaminación, olores fuertes, grasas, etc, pueden requerir lavarse el pelo a diario, y esto no es malo. Lo habitual en personas con cabellos mixtos o grasos es lavarlo cada 2 días, y en las personas con pelo normal o seco cada 2 o 3 días. Pero si una persona precisa hacerlo a diario por razones cosméticas o higiénicas no es malo, sólo hay que escoger un champú adecuado.
En el mercado existe una amplia gama de formulaciones de champú, que pueden combinar distintos tipos de detergentes en su fórmula, comercializados con etiquetas del tipo para “cabello normal”, “cabello seco”, cabello graso”, “extrasuave”, “cabello fino”, etc. El champú ideal tiene que cumplir 2 funciones: la higiene del cuero cabelludo y embellecer el cabello. Los champúes con detergentes aniónicos, del tipo laurilsulfato o sulfosuccionato, eliminan muy bien el sebo, sin embargo pueden dejar el cabello áspero, sin brillo y cargado de electricidad estática. Los champúes diseñados para bebés, para cabellos finos o tratados químicamente suelen contener detergentes anfóteros, que proporcionan un lavado más suave. La introducción del champú con acondicionador fue un gran avance. Contienen una mezcla de detergentes anfóteros y aniónicos, y son ideales para personas que desean lavarse el pelo con mucha frecuencia o con cabellos tratados químicamente, por ejemplo teñidos o permanentes.
El lavado debe realizarse aplicando el champú sobre el pelo húmedo y friccionando suavemente manteniendo la posición natural del cabello. Debemos evitar enjabonar el pelo enrollándolo en la coronilla o similar, dado que de esta manera conseguimos un enredo. Después del lavado es muy importante realizar un buen aclarado con abundante agua para eliminar los restos del champú. Esto debe realizarse en la posición natural del cabello, dejándolo caer sobre su propio peso, no en contradirección, para evitar el enmarañamiento del pelo, que dificulta su desenredado. Las personas con abundante densidad capilar deben dedicarle el tiempo suficiente a enjuagarlo y en general suelen requerir el uso de acondicionadores.
Los acondicionadores pueden ser líquidos, geles o cremas, con o sin aclarado. Reducen la electricidad estática entre las fibras que se produce al peinar o cepillar, ayudando a desenredar el pelo y facilitando el peinado posterior. También aportan brillo y pueden aumentar la calidad de la fibra capilar y su resistencia.

Dra. Elena Roche

0

Añadir un comentario