El Trichoscan un utensilio muy útil para un buen diagnostico

Publicado por:

 

La evaluación mediante técnicas objetivas de los pacientes con alopecia resulta frecuentemente complejo en la práctica clínica diaria. Clásicamente, la toma de fotografías, el tricograma, o la biopsia han sido los métodos más empleados.
El Trichoscan es un método que combina el microscopio de epiluminiscencia con el análisis automático de una imagen digital, que tiene la finalidad de medir los parámetros más importantes que tienen relación con el crecimiento y la caída del cabello. Estos parámetros son fundamentalmente el número de pelos, la densidad de pelo y los porcentajes de pelo en fase anágeno y telógeno, y los de pelo terminal y vello.
El método es indoloro y requiere rasurar la zona a analizar unas 48-72 horas antes de realizar el examen, y utilizar posteriormente un tinte capilar para mejorar la detección de los pelos más finos y menos pigmentados .
El Trichoscan parte de la premisa de que el cabello en fase anágena está en crecimiento. Tras haber rasurado la zona a estudio, los cabellos en fase anágena tienen la misma longitud que los que están en fase telógena, pero pasados los 2 o 3 días que se tarda en realizar la prueba, la longitud de los pelos que están en fase de crecimiento habrá aumentado, lo suficiente como para que el software lo detecte y diferencie entre cabellos en fase anágena y cabellos en fase telógena.
Este sistema ha demostrado una gran concordancia intra e interobservador, ya que se ha determinado una correlación intraclase de un 91% con el mismo aparato, y una de un 97% con diferentes aparatos.

Por lo tanto, esta novedosa técnica, el Trichoscan, constituye una técnica no invasiva y sencilla de interpretar, que puede resultar de gran utilidad para complementar el diagnóstico clínico y probablemente también como monitorización de la respuesta al tratamiento de los pacientes con alopecia.

 

0
  Related Posts

Añadir un comentario