La tecnología trichoscan permite obtener información detallada sobre el estado de su alopecia. Proporciona datos cuantitativos, medibles y objetivos. La densidad capilar, el calibre de los cabellos, porcentaje de cabellos en fase de crecimiento y de caída, porcentaje de pelo terminal y vello, etc. A partir de los resultados, el dermatólogo puede determinar en qué momento se encuentra la alopecia,  si es más o menos activa y ofrecer un tratamiento más ajustado a las necesidades de  cada caso. También  es una herramienta muy útil para saber si el tratamiento propuesto está siendo efectivo o no, comparando los datos obtenidos antes de iniciar el  tratamiento, con los resultados posteriores  al mismo.